En el sitio En la Web 
Bscanos en Facebook
 Adelgazar
 Adulto Mayor
 Automóviles
 Belleza y Cosmética
 Cocina
 Coctéles y Bebidas
 Computación
 Cuidado del Cuerpo
 Decoración
 Dejar las Adicciones
 Deportes
 Depresión
 Discapacidad
 Educación
 El Yoga
 Esoterismo
 Espiritualidad
 Familia e Hijos
 Frases Célebres
 Hogar
 Inteligencia Emocional
 Jardinería
 Liposucción
 Mascotas
 Medio Ambiente
 Moda
 Negocios
 Recreación
 Salud
 Salud Alternativa
 Salud Femenina
 Salud Masculina
 Sexualidad
 Sociedad
 Zodíaco
 
Clasificaciones: Sociedad > Pensamientos y Reflexiones

  [275] Pensamientos y Reflexiones  1 2 3 4 5 6 7 8 9  
No reprimas tus sentimientos #9616

El reprimir tus sentimientos te lleva a la inseguridad emocional y finalmente a la soledad.

5.00 (82)

Gracias a: kamikaze - San Rafael Cedros - El Salvador - rec.:28/11/2006 - pub.:29/11/2006 - Enviado:28/1/2019

No Dejes Morir El Amor #3452

¡No dejes morir el amor!

Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el odio, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente con todos ellos. Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cuál era el propósito. Cuando estuvieron todos habló el Odio y dijo: "Los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien". Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio el que estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien; sin embargo, todos se preguntaban entre sí, quién sería tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos.
“Quiero que maten al Amor", dijo.

Muchos sonrieron malévolamente pues más que uno le tenía ganas. El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo: Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto; provocaré tal discordia y rabia que no lo soportará.

Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter quedaron tan decepcionados: Lo siento, lo intenté todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante. Fue entonces cuando muy diligente se ofreció la Ambición que haciendo alarde de su poder dijo:
En vista de que El Mal Carácter fracasó, iré yo. Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará.
Y empezó la ambición el ataque hacia su víctima quien efectivamente cayó herida, pero después de luchar por salir adelante, renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo. Furioso el Odio, por el fracaso de la Ambición envío a los Celos, quienes, burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar al amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas. Pero el Amor, confundido, lloró, y pensó, que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.
Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros. Envío a la Frialdad, al Egoísmo, a la Cantaleta, La Indiferencia, La Pobreza, La Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba. El Odio convencido de que el Amor era invencible les dijo a los demás:

Nada que hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos. De pronto, de un rincón del salón se levantó un sentimiento poco conocido que vestía de negro con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver.
Su aspecto era fúnebre como el de la muerte: _Yo mataré el Amor", dijo con seguridad.
Todos se preguntaron quién era ese que pretendía hacer solo lo que ninguno había podido. El Odio dijo: "Ve y hazlo".
Tan solo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar que por fin EL AMOR HABÍA MUERTO. Todos estaban felices pero sorprendidos.
Entonces el sentimiento del sombrero negro habló:
Ahí les entrego al Amor totalmente muerto y destrozado y sin decir más se marchó.
"Espera " dijo el Odio, en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir. ¿Quién eres?
El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo: ¡SOY LA RUTINA!

4.69 (108)

Gracias a: Piedad Del Valle - San Cristobal - Venezuela - rec.:14/8/2003 - pub.:18/8/2003

La Silla #2443

La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre que estaba muy enfermo. Cuando el sacerdote llegó a la habitación del enfermo, encontró a este hombre en su cama con la cabeza alzada por un par de almohadas.
Había una silla al lado de su cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo.
"Supongo que me estaba esperando", le dijo.
No, ¿Quién es usted?, dijo el hombre. Soy el sacerdote que su hija llamó para que orase con usted; cuando vi la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo.
Oh sí, la silla, dijo el hombre enfermo.
¿Le importa cerrar la puerta?
El sacerdote sorprendido la cerró. Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida la he pasado sin saber cómo orar. Cuando he estado en la iglesia he escuchado siempre respecto de la oración, que se debe orar y los beneficios que trae, pero siempre esto de las oraciones me entró por un oído y me salió por el otro pues no tengo idea de como hacerlo. Entonces hace mucho tiempo abandoné por completo la oración. Esto ha sido así en mí, hasta hace unos cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo: José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús. Así es como te sugiero que lo hagas: te sientas en una silla y colocas otra silla vacía enfrente de ti, luego con fe miras a Jesús sentado delante de ti. No es algo alocado el hacerlo pues él nos dijo:
"Yo estaré siempre con vosotros".
Por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora.
Así que lo hice una vez y me gustó tanto que lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces. Siempre tengo mucho cuidado que no me vaya a ver mi hija, pues me internaría de inmediato en el manicomio.
El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era muy bueno lo que había estado haciendo, y que no cesara de hacerlo. Luego hizo una oración con él, le extendió una bendición y se fue a su parroquia.
Unos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido.
El sacerdote le pregunto: ¿Falleció en paz?
Sí, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde me llamó y fui a verlo a su cama, me dijo lo mucho que me quería y me dio un beso. Cuando regresé de hacer compras una hora más tarde ya lo encontré muerto.
Pero hay algo extraño respecto a su muerte, pues aparentemente justo antes de morir se acercó a la silla que estaba al lado de su cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré.
¿Qué cree usted que pueda significar esto? El sacerdote se secó las lagrimas de emoción y le respondió: Ojalá que todos nos pudiésemos ir de esa manera..

4.52 (117)

Gracias a: Carmen Guillen - República Dominicana - rec.:9/3/2003 - pub.:27/3/2003 - Enviado:1/1/2004

¿Cuánto vales? #2461

Piensen un poco el tiempo que le dedican a ellos, y quienes todavía no los tienen, Nunca olviden esto:
Papi: ¿Cuánto ganas por hora?
Con voz tímida y ojos admiración un pequeño recibía a su padre al termino de su trabajo.
El padre dirigió a un gesto severo al niño y repuso: Mira hijo: esos informes, ni tu madre los conoce, no me molestes.
Pero papi, insistía- dime por favor, ¿cuánto ganas por hora?
El padre solo contestó 10 la hora
Papi, ¿me podrías prestar 5 pesos?
El padre monto en cólera y tratando con brusquedad al pequeño le dijo:
Así que esa era la razón de saber lo que gano, niño atrevido.
Había caído la noche. El padre había meditado lo que sucedió, se sentía culpable. Tal vez su hijo quería comprar algo. En fin, queriendo descargar su conciencia dolida se asomo al cuarto de su hijo.
Aquí tienes el dinero que pediste.
Gracias papi -contesto el niño y metiendo su manito bajo la almohada, saco varios billetes.
Ahora ya complete los 10 pesos, ¿me podrás vender una hora de tu tiempo?, preguntó el niño.


4.55 (102)

Gracias a: ÀLm£n....¤~ - Taxco - México - rec.:14/3/2003 - pub.:21/3/2003 - Enviado:14/6/2016

  [275] Pensamientos y Reflexiones  1 2 3 4 5 6 7 8 9  


© 2002-2020 EMERgency 24 Inc.
Lanzamiento 8 Marzo 2002
8